miércoles, 3 de julio de 2013

Un bosque de almendros busca padrinos



Publicado el 08/08/2012 en Radio Televisión de Castilla y León

La antítesis del incendio es la reforestación. En la provincia de Valladolid dos particulares quieren tener un bosque de almendros en pleno Valle Esgueva y ya han plantado cerca de 1.000 árboles, que ahora buscan un padrino. Prometen cosecha de almendras y mucho colorido en mayo, con la floración.

A primera vista en las más de 4 hectáreas sólo vemos un secarral, pero si nos acercamos, comprobamos que el terreno alberga muchas vidas, exactamente las de 1000 almendros que Enrique ha plantado y ahora cuida uno a uno

Ahora hay que imaginarse este campo dentro de tres primaveras, cuando los almendros hayan crecido ya lo suficiente, pero como explica Enrique Gómez, propietario del futuro 'Bosque de los almendros', "luego viene el problema de la financiación. Tiene unos costes, porque montar una cosa de estas no es difícil, lo difícil es luego mantenerla".

Pero para que no sea solo un sueño, cada almendro busca una familia. " El apadrinamiento queremos llevarlo a cabo de la forma que tenga su retorno de inversión. Todo lo que produzca darserlo a sus padrino", explica Enrique.

Ahora, tener un bosque de almendros en pleno Valle Esgueva esta en nuestras manos, y no solo ayudará al paisaje, sino también al campo y a la fauna silvestre. El apadrinamiento cuesta 25 euros y el padrino recibirá la cosecha.



Se buscan padrinos para 950 almendros

Ical - domingo, 09 de septiembre de 2012
Dos agricultores vallisoletanos ponen en marcha una novedosa iniciativa para reforestar una zona de Villarmentero de Esgueva con la colaboración de gente

Ahora apenas se distinguen en medio de un paisaje ocre con el cereal como protagonista absoluto, pero en unos meses pegarán el 'estirón' y cambiarán completamente la fisonomía de la zona en la que se encuentran a las afueras de Villarmentero de Esgueva (Valladolid). Son 950 pequeños almendros plantados a finales de mayo y que empezarán a dar frutos en 2014, muy especiales porque buscan 'padrino'. Esta novedosa iniciativa, idea de los agricultores vallisoletanos de la cercana localidad de Renedo de Esgueva Enrique Gómez y Jesús Merino, busca reforestar ese espacio con la colaboración de personas, instituciones y empresas que apadrinen uno o varios árboles.

“Ya tenemos 80 o 90 apadrinamientos, principalmente de amigos que los han puesto a nombre de sus hijos”, explica Gómez, quien comenta que el proyecto 'Apadrina un almendro' surgió porque a él y a su socio les gustan mucho los árboles y decidieron hacer honor al nombre de una parcela de 4,5 hectáreas que tenían en Villarmentero, denominada 'La arboleda', y plantar allí almendros porque se dan bien en esa zona y necesitan poca agua. Para financiar los costes, pensaron en este curioso sistema.

Las personas interesadas sólo tienen que ponerse en contacto con Enrique o con su socio Jesús (se puede obtener más información en la página web www.apadrinaunalmendro.com y en el teléfono 619-419061) y, a cambio de 25 euros, recibirán un documento que les acredita como 'padrinos' de un almendro durante los próximos tres años, además de recibir su producción porque sus promotores tienen claro que no pueden cobrar “sin dar nada a cambio”. Además, podrán visitar el lugar cuando quieran para comprobar su crecimiento.

“No queremos que sea un apadrinamiento que no dé ningún fruto, sino que haya un retorno de la inversión, que todo lo que se produzca de almendras vaya para esa gente para que obtengan algo a cambio, además de ser una iniciativa que le viene bien al medio ambiente”, comenta Gómez, quien explica que están valorando si poner en cada árbol una placa con el nombre de la persona o empresa que lo financia.

En el caso de estas últimas, indica que ofrecerán la posibilidad de acotar parcelas dentro de la plantación con su nombre comercial y de poder utilizar su imagen como elemento promocional. Asimismo, recalca que, “si llegaran muchas peticiones”, no descartan plantar más árboles en otras parcelas.

Sobre su motivación, el agricultor resalta que “no hay más que malas noticias, se queman montes y en los últimos años ha desaparecido un tercio de la población de masa arbustiva en el mundo, y esto aporta algo a eso que se va deteriorando, es una pincelada, cambiar un poco el tema y, en vez de destruir, construir”.

“Sabemos que hay gente con sensibilidad para estos temas y además creemos que en la zona va a ser un espectáculo cuando florezcan los almendros, en el mes de mayo puede ser una cosa distinta a todo lo que hay por aquí”, recalca Gómez, quien considera que pueblos como Villarmentero “no invitan a parar porque no tienen atractivos”, pero que si se recupera un poco su entorno pueden resultar más interesantes para los visitantes.

Eso sí, reconoce que conseguir una superficie arbórea en buen estado “es difícil si no tienes una ayuda externa” porque requiere cuidados periódicos como el riego y la poda, además de una inversión inicial para montar espalderas, instalar riego por goteo, etc. “Por lo menos que no nos cueste, pensamos”, señala.

Respecto a la elección de almendros, que a priori parece un poco extraña en esa zona del Valle del Esgueva, el copromotor de esta iniciativa destaca que es “un árbol que ha estado aquí toda la vida”, pero que la agricultura intensiva ha provocado su progresiva eliminación y ahora sólo pueden verse algunos ejemplares aislados y en muy mal estado de conservación diseminados por las lindes entre las parcelas sembradas de cereal. Además, apostilla que han optado por una variedad moderna de floración tardía para que se aseguren las producciones en el caso de que caiga una helada tardía, por lo que a partir de 2014 cada año 'La arboleda' se llenará de almendros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada